Doctrinas esotéricas

Rodeadas, erróneamente, por un aura de misterio y exotismo, las doctrinas esotéricas pueden sin embargo enseñarnos muchas cosas sobre nosotros mismos, nuestro papel en el mundo y por supuesto nuestro futuro. Visión y artes adivinatorias: descubra cómo el esoterismo hace posible ver el futuro.

El significado de la palabra esoterismo

Doctrinas esotéricas

La palabra «esoterismo» designaba originalmente un modo original de acceso al conocimiento absoluto. Es relativamente reciente: 1828, inventado por un historiador protestante alsaciano de la Gnosis, Jacques Matter, que vio en él un espacio de libertad intelectual y espiritual abierto a la teología, lejos de los dogmatismos y rechazos de la Iglesia Católica.

Pensó que las benéficas rupturas de la Revolución Francesa harían posible reabrir este campo, que había traído buenas cosechas durante el Renacimiento y mucho antes, en el siglo I d.C., en un momento en que el cristianismo, aún joven, buscaba formas de acceso directo a Dios en las especulaciones de la Gnosis en Alejandría, Egipto. Era un término aprendido, tomado del griego y derivado del adjetivo correspondiente: «esotérico» (relativo al interior), en contraposición a «exotérico».

Designa una enseñanza espiritual destinada a un público de iniciados, en contraposición al exoterismo, que designa una enseñanza destinada a un público abierto y profano. El esoterismo agrupa un conjunto de doctrinas cuyo objetivo es el conocimiento de lo que está oculto, inaccesible para el hombre a primera vista. Además, este término también puede designar el centro interno del Hombre, que debe aprender a mirar dentro de sí mismo para alcanzar un nuevo nivel de conciencia y despertar. Este conocimiento se transmite de maestro a discípulo y se adquiere a través de un proceso de iniciación.

Los grandes principios de las doctrinas esotéricas

 Aunque hay muchas corrientes esotéricas diferentes, comparten principios comunes. Por un lado, todos consideran importante la distinción entre la enseñanza pública y la secreta. Esta dualidad simbólica también se encuentra con lo visible y lo invisible, lo sagrado y lo profano, lo oculto y lo manifiesto, lo material y lo espiritual. Por otro lado, la naturaleza es considerada como un todo, con una red de correspondencias y analogías entre las diferentes partes del universo.

Las doctrinas esotéricas a lo largo de la historia

Las doctrinas esotéricas occidentales, alimentadas por referencias a múltiples tradiciones, algunas de las cuales se remontan a la antigüedad, puede sin embargo considerarse que nació en el siglo XIX. En doscientos años, se ha extendido mucho, lo que dice mucho de nuestras sociedades modernas.

El secreto de la doctrinas esotéricas

Es la idea de secreto que obviamente golpea inmediatamente al hombre que piensa en el esoterismo. El gnóstico cristiano Basílides proclamó en el siglo I d.C., en una llamativa fórmula reportada por San Ireneo (Adversus haereses, i, 24, 6): «Muy pocas personas pueden poseer este conocimiento, una entre mil, dos entre diez mil. «Los Upanishads de la India brahmánica se llamaban a sí mismos, mucho antes, «textos de la Doctrina Secreta». Según el Zohar (el tratado de los cabalistas judíos medievales, traducido por Juan de Pablo), «el rabino Simeón comenzó entonces a hablar de esta manera: El traidor revela los secretos, pero el que es fiel de corazón guarda cuidadosamente la palabra que se le ha confiado (Proverbios, xi, 13) […] El mundo subsiste sólo por el secreto. Si el secreto es necesario en las cosas seculares, más aún lo es en el misterio de los misterios del Antiguo de los Días que ni siquiera se confía a los ángeles superiores. El rabino Simeón dice además: No invito al cielo a que venga a escucharme, ni a la tierra a que me escuche, como hizo Moisés, porque somos los caminos del mundo […] Benditos seáis, justos, a quienes se revela el misterio de los misterios, aunque no a los santos superiores. «El capital aquí es la idea de una transmisión, una tradición, en el sentido etimológico de la palabra.

Todas las culturas han desarrollado métodos para ayudar a la humanidad a lograr un conocimiento completo de sí mismo y de su lugar en el mundo. A menudo estas enseñanzas se transmiten a través de fábulas, mitos y parábolas. Casi todas las religiones, pasadas y presentes, tienen una rama esotérica. Ya en la antigüedad, había un gran número de cultos de misterio. El más conocido es sin duda el culto de los Misterios de Eleusis, que tuvo lugar en el templo de Deméter, cerca de Atenas, y que acogía a todos sin distinción de sexo o clase social. Las grandes religiones monoteístas también ofrecen enseñanzas esotéricas, como la Cábala judía, la Gnosis cristiana o el Sufismo islámico.

La iniciación a las doctrinas esotéricas a través de un viaje personal

 Por ejemplo, la estructura del Hombre (el microcosmos) es idéntica a la estructura del mundo (el macrocosmos). Este es el significado de la famosa máxima «Lo que está arriba es como lo que está abajo», que se encuentra escrita en la Tabla Esmeralda de Hermes Trismegisto. Por último, todas las tradiciones esotéricas hacen hincapié en la importancia del crecimiento personal y la mejora a través de la iniciación.

¿Es posible ver el futuro a través del esoterismo?

 Mucha gente está interesada en el esoterismo porque quieren conocer su futuro. ¿Pero estas disciplinas realmente hacen posible ver el futuro? Debemos recordar que el esoterismo es sobre todo el conocimiento de lo que está oculto: el futuro es parte de él. El dominio de este arte permite desarrollar las percepciones extrasensoriales y aprender a detectar símbolos y correspondencias donde el lego no puede verlos. Así, los iniciados son capaces de predecir el futuro gracias a diferentes métodos: esto se llama adivinación o clarividencia. Es importante entender que no hay nada misterioso o elitista en todo esto: todos poseemos habilidades que podemos elegir desarrollar si queremos.

Los medios para conocer el futuro

 Hay diferentes maneras de averiguar sobre tu futuro. Se puede mencionar el tarot, un arte adivinatorio muy popular, que consiste en dibujar e interpretar cartas. La astrología, por otro lado, le permite conocer su futuro a través del estudio del movimiento de los planetas y las estrellas. También se puede utilizar la quiromancia, que consiste en la lectura en la palma de la mano, o la numerología, que asigna un valor numérico y una frecuencia vibratoria a cada letra. No hay mejores métodos esotéricos que otros, todo depende de la sensibilidad y las preferencias del practicante.

error: Content is protected !!