La Reencarnación

Teorías sobre la Reencarnación

Hombre saliendo de un bosque lúgubre y  yendo hacia la luz que representa la reencarnación

Se habla de la reencarnación de muchas maneras diferentes, así como de los términos que se ocupan de este amplio campo de investigación. Alma, espíritu, conciencia, yo, karma, intelecto, etc.

Algunas teorías prevén que el individuo se reencarne en una unidad de alma individual siguiendo un ciclo de vidas a través del cual se garantiza y reconoce la especificidad del individuo. No sorprende que estas teorías estén mayormente presentes en el llamado mundo occidental que tradicionalmente pone más énfasis en el hombre individual que en las tradiciones orientales.

Pero es precisamente hurgando entre ellas que sorprendentemente puedes encontrar, afinidad e identidad con algunas ideas sobre el asunto, expresadas obviamente de una manera más amplia y articulada.

La individualidad del alma.

Creo que el alma es un vehículo de la conciencia, y para ser honesto tampoco creo en la individualidad de la conciencia. Desde este punto de vista, ya me inspiró Demócrito y su teoría sobre los átomos aplicada al alma, más allá de las implicaciones en lo trascendental. Y encuentro que es precisamente en este aspecto que el Budismo y aún más el Hinduismo pueden venir al rescate. En las doctrinas orientales lo que sobrevive a la muerte no es la personalidad. No es el alma lo que pasa, es el «carácter».

Atman y Brahman en la Reencarnación

Atman, o si es eterno e inmanente, se identifica con Brahman, el principio absoluto de toda la existencia, del cual es el reflejo. Atman no es una persona, como el inmortal ego occidental, sino pura individualidad apersonal. En otras palabras, es el mismo Atman en cada ser individual. El Brahman es el Todo ya que es la única Realidad, el Ser, que sostiene el Todo existente.

Es superpersonal, trasciende el concepto occidental de Persona. No es un Dios que habla, comunica, un ser libre capaz de autodeterminación. Es un Principio. Tiene un aspecto que se manifiesta como un principio de individualidad.

¿Por qué hay tantos individuos, plantas, animales o personas?

Porque en ellos se manifiesta el aspecto de la individualidad del Brahman, el Atman. Sólo lo trascendente puede ser inmanente sin ser modificado por el devenir de lo que habita. En este sentido, el «alma» se configura como el fundamento y principio no personal de las personalidades pasadas y futuras de la reencarnación. Bueno, entonces tal vez mi visión está más cerca de esta, aunque filtrada por mi experiencia, en esta vida, de un hombre nacido y criado en la cultura occidental.

Creo que al igual que los átomos que forman nuestro cuerpo, una vez que deje de vivir, formarán otros cuerpos (en un sentido amplio), de acuerdo con la ley de conservación de la masa (nada se crea, nada se destruye, todo se transforma), incluso la energía que somos, o nuestra alma, se desintegran con la conciencia para formar otros y diferentes agregados de energía, la reencarnación, un poco como en el primer principio de la termodinámica aunque la energía puede ser transformada y convertida de una forma a otra, la cantidad total de ella en un sistema aislado no varía con el tiempo. En otras palabras, ni siquiera la energía se crea o se destruye, sino que se transforma.

La reencarnación, todos hemos tenido miles de vidas

Entonces no es de extrañar que haya tenido miles de vidas, la mía y la tuya, en el pasado, y que tal vez me traigas recuerdos, recuerdos extraídos de ese inconsciente colectivo del que ahora habla Jung y que tal vez yo llamaría Conciencia Universal y que nos remite a la reencarnación.

Universal, porque la otra llamada, más o menos obvia, que subyace a todas estas teorías es un principio de Unidad: «Así que tú, gota, serás inmenso mar y océano» dice el sufi Jalāl al-Dīn Rūmī en sus Poemas Místicos.

El conocimiento de uno mismo

Aprender a conocerse a sí mismo es el primer paso hacia el conocimiento de todo: «El que se conoce a sí mismo, conoce a su Señor» es la idea que subyace a la doctrina de Wahdat al-Wujud, es decir, del monismo ontológico, o sea, de ese sistema filosófico que basa toda la realidad en un único principio y que se refiere al ser o que es de alguna manera del ser.

El conocimiento y la expansión de la conciencia son, por lo tanto, las dos vías por las que se mueve la experiencia terrestre (y a las que parece estar finalizada). El objetivo de cada uno es tener el conocimiento, la experiencia del Brahman que está dentro de cada uno de nosotros.

Conclusión sobre la Reencarnación

Mi vibración individual sólo puede regresar, aunque ya no sea individual, a menos que como individuo se asuma el Uno. En palabras de Plotino: «Cada ser contiene en sí mismo todo el mundo inteligible.” Por lo tanto el Todo está en todas partes. Todo el mundo allí es todo, y el Todo es todo el mundo.

El hombre, tal como está en un momento dado, ha dejado de ser el Todo. Pero cuando deja de ser un individuo, se levanta de nuevo y penetra en el mundo entero.

Si te ha interesado La reencarnación, no dejes de leer La Reencarnación y las religiones

error: Content is protected !!